mafalda encuesta primera piedra

 ¿QUIENES SOMOS?

 

Nos han preguntado -o exigido- una pequeña reseña de identidad. Pareciera que el rito de la identificación exhaustiva y excluyente es inevitable. Pasaron algunos años y no habíamos  puesto nada  en  nuestra página (www.primerapiedra.cl) a este respecto. No es fácil, porque no somos los  mismos, no pensamos siempre igual  y, lo que peor,  ni siquiera nos importa no compartir partidos o tendencias… aunque, nunca tanto, el corazón y la mente se nos vuelca permanentemente hacia la izquierda.

Nos repugna el cinismo de quienes han pisoteado los derechos humanos; tenemos la más profunda desconfianza hacia quienes intentan construir un mundo en que solo el mercado decida lo bueno y lo malo; rechazamos la ingenuidad de quienes creen que todo irá mejor sólo porque hay crecimiento económico; nos resulta inconcebible que se sea de “izquierda” para gobernar como si se fuese de derecha; desconfiamos de quienes no escuchan a la gente… aunque sea de vez en cuando.

Sin embargo, no basta con saber lo que no nos gusta. Somos progresistas, es decir, izquierdistas, lo cual sigue siendo ambiguo en estos tiempos de tanta renovación. Esto es reconocer como misión luchar por la equidad tal como hoy en el siglo XXI se entiende: a cada cual según sus necesidades y de cada cual según sus posibilidades. Así también, bregar por la no discriminación ni de géneros, ni de razas o etnias, ni de clases o grupos, ni de creencias o religiones. Es decir, aceptar la diversidad como fuente de riqueza social.

Creemos en un desarrollo sustentable en que se proteja el medio ambiente para las generaciones futuras; se reduzca la concentración patrimonial y de los ingresos; se incremente la participación social y la descentralización efectiva del poder.

Aún así, la política nos interesa en su acepción más estilizada: arte de gobernar. Claro está, el arte se expresa en ideas –propuestas, políticas, programas- con las cuales los gobernantes esperan ganar las simpatías de sus adherentes y obtener las mayorías que permitan que el progresismo se imponga como siempre ha sido. Los conservadores solo postergan el curso de la historia.

Lamentablemente, ningún Partido -ni tendencia o sensibilidad como se dice eufemísticamente ahora- tiene la autoridad moral para demostrar que se comporta de acuerdo a sus principios o ideas. Esto confunde, a veces frustra, pero más frecuentemente, conduce a que la gente piense que la política es cosa de políticos y que los Partidos sean las instituciones más desprestigiadas en Chile.

Primera Piedra es simplemente un medio de comunicación, un espacio de discusión que intenta, además, recordar que también las ideas son parte de la política. Este texto, que se redacta luego de 350 semanas de entrega ininterrumpidas, no es sólo el deseo de querer ser algo sino, también, de lo que hemos sido en este lapso no despreciable y que sabemos que muy pocas publicaciones lo logran.

Hemos sido extraordinariamente cautos en no intentar más de lo que nos permiten “nuestras fuerzas”. El fracaso de la prensa progresista no nos pasa desapercibido. Así, Primera Piedra es un semanal que se entrega sólo por e-mail y que puede encontrarse en nuestra página que tiene algunos miles de visitas al mes. Nuestros muy modestos costos son financiados con los aportes de un puñado escaso de amigos y editores de la publicación.

Puesto que no hay necesidad de una idea oficial, los únicos responsables de lo que se dice son los que firman los artículos, aunque siempre hay alguien responsable de la edición general.

Esto somos hoy. Seguramente deberemos cambiar este texto en algunos años o meses, porque la realidad cambia y debemos ser capaces de interpretar nuevos tiempos

 

 

protein tozu karnitin amino asit